LA CUSTODIA FRANCISCANA DE TIERRA SANTA.

http://es.catholic.net/turismoreligioso/662/2042/articulo.php?id=1542

Autor: n/a | Fuente: www.franciscanos.org

 


San Francisco de Asís viajó ciertamente a Oriente, donde permaneció varios meses de la segunda mitad de 1219 y la primera de 1220. En Damieta (Egipto) se encontró con el sultán Malek-el-Kamel. Aquel encuentro significó el comienzo de un nuevo espíritu en las relaciones de la Cristiandad con el Islam, el espíritu de diálogo y comprensión que el Santo inculcó en su Regla a los frailes que eran enviados a la misión entre infieles: misión con el testimonio de la propia vida, antes que con la palabra.

La tradición quiere que San Francisco, en dicho viaje, llegara a la misma Tierra Santa. Sin entrar en indagaciones de crítica histórica, lo que cabe decir es que el Santo no pudo ver satisfecho su ardiente deseo de visitar los Santos Lugares que Cristo santificó en su vida y su muerte: Jerusalén, Belén, Nazaret, etc. En cualquier caso, el amor especial de la Orden Franciscana a Tierra Santa se remonta al mismo Fundador, quien supo infundir sus propios sentimientos en los frailes sus hermanos. De hecho, aún en vida del Santo, el Capítulo general de 1217, que dividió la Orden en Provincias, ya instituyó, como expresión de su voluntad y de su ilusión misionera respecto a los Santos Lugares, la Provincia de Tierra Santa, confirmada en 1263 por el Capítulo general de Pisa. La presencia franciscana en Tierra Santa, que con diversas vicisitudes se ha mantenido siempre, adquirió estabilidad y carácter oficial de parte de la Iglesia en 1342, año en que el papa Clemente VI promulgó dos Bulas: la «Gratias agimus» y la «Nuper carissimae», en las que encomendó a la Orden Franciscana la «custodia de los Santos Lugares». Cuando recientemente, en 1992, se cumplieron los 650 años de tales Bulas, Juan Pablo II envió al Ministro General de la Orden un mensaje de felicitación a la vez que de exhortación a perseverar en el encargo recibido de la Iglesia.

Desde 1333 los frailes estaban establecidos en el Cenáculo, junto al que habían fundado un convento, y oficiaban en la basílica del Santo Sepulcro. Todo ello había sido posible gracias a la generosa ayuda de los reyes de Nápoles, Roberto de Anjou y Sancha de Mallorca, que habían comprado a los musulmanes el lugar del Cenáculo en el Monte Sión y pagado por el derecho a oficiar en el Santo Sepulcro.

Con el tiempo, la presencia franciscana fue extendiéndose. Limitándonos a los lugares más importantes, cabe señalar: en 1347 los frailes se establecen junto a la basílica de la Natividad en Belén, y en 1485 adquieren el lugar del nacimiento de san Juan Bautista en Ain Karem. Pero en 1523, tras la conquista de Palestina por los turcos, el Cenáculo fue convertido en mezquita, y en 1551 los frailes fueron obligados a abandonar el convento; como dato significativo diremos que actualmente la Custodia tiene su sede oficial en el convento de San Salvador en la misma Jerusalén, pero que el Custodio sigue designándose con el título de siempre: «Guardián de Monte Sión». En 1620 los franciscanos toman posesión del lugar de la Anunciación de Nazaret; en 1631, del Monte Tabor; en 1641 comienzan a tratar la adquisición de la zona del santuario de Caná de Galilea que concluiría, fruto de larga perseverancia, en 1879; en 1661 adquieren la zona de Getsemaní; en 1679, el santuario de la Visitación, en Ain Karem; en 1836, el lugar de la Flagelación, y, en 1867, el de Emaús; en 1880, el de Betfagé; en 1889, el del «Dominus Flevit» y el del Primado de Pedro junto al lago de Genesaret; en 1894, las ruinas de Cafamaún; en 1909, el campo de los pastores junto a Belén; en 1932, el monte Nebo; en 1936 se consigue un lugar cercano al Cenáculo, inútilmente reclamado desde la expulsión de 1523; en 1950 se completa la adquisición del lugar de Betania; etc.

Esta enumeración, aunque incompleta, pone de manifiesto la entrega permanente al cumplimiento de la «custodia» encomendada por la Iglesia, y la incansable voluntad de posibilitar el culto en todos los lugares de tradición evangélica, construyendo o reconstruyendo, según los casos, los correspondientes santuarios, siempre con nivel artístico, según los criterios de la época, y, recientemente, con los estudios previos más rigurosos de arqueología e historia.

No podemos olvidar que todo ello ha sido y es posible gracias a la cooperación de los cristianos de todo el mundo, que siempre han enviado generosas limosnas a Tierra Santa. Actualmente esta ayuda llega de modo principal, aunque no exclusivo, por medio de la llamada «colecta de Tierra Santa» que, desde 1887, se realiza el Viernes Santo en todas las iglesias católicas del mundo por disposición del Papa León XIII. Cada año la Santa Sede recuerda a todos los obispos, y por su medio a los fieles, esta colecta que viene a actualizar las colectas de las primeras iglesias, a las que San Pablo estimulaba con fuerza en sus cartas, en favor de la Iglesia madre de Jerusalén.

Aunque la mayor presencia se da en la estricta «Tierra Santa», la Custodia se extiende actualmente por las regiones circundantes de Jordania, Líbano, Siria, Egipto, Chipre y Grecia. Según la última estadística (1996), viven y trabajan en la Custodia 317 franciscanos, provenientes de 30 naciones. Esta internacionalidad ha sido y sigue siendo una de las características constantes de la Custodia a través de su historia, ya que es una misión abierta a todos los franciscanos del mundo, y, en su legislación, la Orden estimula a que todas las Provincias envíen algún hermano a Tierra Santa.

Los franciscanos custodian los santuarios cristianos, manteniendo el servicio litúrgico en los mismos y acogiendo espiritualmente a los peregrinos que llegan de todo el mundo, a muchos de los cuales guían en diversas lenguas. Para facilitar esta acogida se ha creado una Oficina de Peregrinos y un Centro Cristiano de Información.

Hasta el año 1847 en que se restauró el Patriarcado Latino de Jerusalén, los franciscanos eran los únicos pastores de las iglesias locales de rito latino, a las que siguen atendiendo en numerosas parroquias y obras educativas, sociales y culturales.

En los santuarios compartidos y en la pastoral, los hijos de San Francisco viven el ecumenismo «real y cotidiano» mediante las relaciones, cada día más cordiales, con los cristianos de otras confesiones; y, a nivel interreligioso, con los musulmanes y los hebreos. Ese ecumenismo tiene un nivel cultural principalmente en el Centro Cristiano de Información y en el Memorial de San Pablo en Damasco, querido por Pablo VI para el encuentro ecuménico. Y un nivel social, especialmente en Egipto con la Obra de ayuda a los Coptos.

También es importante la acción cultural de la Custodia; la antigua farmacia de San Salvador y la imprenta, actualmente la «Franciscan Printing Press», son un testimonio elocuente entre otros. La actividad docente e investigadora, especialmente respecto a la Sagrada Escritura, tiene su principal punto de referencia en el Studium Biblicum Franciscanum de Jerusalén, del que hablamos brevemente a continuación.

El primer proyecto de creación de una Escuela Bíblica Franciscana en Jerusalén lo presentó en 1901 el entonces Custodio al Ministro General de la Orden de los Hermanos Menores. Fue acogido favorablemente, pero no se aprobó hasta 1923; se inauguró oficialmente el 7 de enero de 1924, y en el año 1927 fue unido al Colegio Internacional de San Antonio de Roma, centro de estudios superiores de la Orden Franciscana.

En el primer período de su existencia, de 1924 a 1940, los docentes se dedicaron sobre todo a la formación de los estudiantes, y las excavaciones arqueológicas se limitaron al Monte Nebo (Santuario de Moisés) y a Tabgha (Santuario de las Bienaventuranzas, en el lago de Tiberíades), mientras las publicaciones fueron más bien esporádicas.

El inicio de la Segunda Guerra Mundial significó el cese de las actividades académicas, ya que el Centro fue requisado por las autoridades militares británicas; los únicos profesores que permanecieron allí, los padres Bagatti y Saller, continuaron la investigación arqueológica a pesar de la difícil situación en que se encontraban.

Terminada la guerra, se formó un pequeño grupo de profesores que, dada la ausencia de alumnos, se dedicaron de lleno a la investigación bíblica y arqueológica. Las actividades académicas se reanudaron en 1950, y a partir de entonces se potenció el cuerpo docente y se inició la publicación anual del Liber Annuus. En 1960 el Studium se constituyó como sección bíblica del Ateneo Antoniano de Roma, con la posibilidad de conferir los títulos de Licencia y Doctorado en Teología, y desde entonces ha ido creciendo tanto en el campo formativo como en el de la investigación y las publicaciones.

Visitas: 84

pincha aquí para restablecerla

 

MaestroPedro creó esta 

Comunidad Virtual

Normas de la Comunidad

Visitas: contador de visitas

Red Patrocinada por:

Tribuna Libre

 

Miembros

Siguenos también en:

Enlaces de interés

 

width=

 

Recursos para la catequesis del siglo XXI

Noticias de:

 

Contador de Visitas

contador de visitas

...En las Redes

© 2020   Creado por MaestroPedro.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio