Un grupo de estudiantes valencianos en una clase. /LP

Las propuestas del Gobierno facilitan el paso de curso, obligarán a cambiar materias en Primaria y Secundaria y prevén un blindaje estatal para la admisión de alumnos.

La reforma educativa que prepara el Gobierno, básicamente para paliar aspectos regulados en la Lomce del PP, incluye gran cantidad de medidas que afectan a prácticamente todos los actores de la educación, desde los profesores y los equipos directivos hasta las administraciones. Y los alumnos y sus familias no son una excepción.

La modificación legal, que en realidad no es más que un anticipo a la espera de que se pueda desbloquear el ansiado pacto educativo, implicará cambios en el sistema de admisión de estudiantes, con una regulación centralizada que evite disparidad de criterios entre autonomías, y en las asignaturas de Primaria y la ESO, donde desaparecerán los itinerarios que actualmente conducen al Bachillerato o a la FP.

También se eliminan las reválidas y se crean nuevas pruebas diagnósticas para detectar fortalezas y debilidades de los alumnos, y se introducen varias medidas que en la práctica facilitarán el paso de curso, dando más peso al criterio del equipo docente. Sin olvidar la posibilidad de que etapas como el Bachillerato o la FP Básica se puedan cursar en tres años en lugar de en dos, siempre en casos puntuales. El objetivo último, como dijo la ministra Isabel Celaá, es que la repetición sea una herramienta excepcional.

La modificación de la Lomce también implica a las administraciones autonómicas en cuanto a la planificación de la oferta de plazas -deberán priorizar los puestos públicos-, en la configuración de las asignaturas optativas o en la regulación de las lenguas cooficiales, pues ya no existirán cautelas en este sentido. Ahora la Lomce obliga a una presencia razonable de estas y del castellano y recoge de manera explícita el derecho a la exención.

El ministerio quiere que el anteproyecto de ley, basado en las propuestas lanzadas y en las aportaciones de la comunidad educativa, pueda llegar al Congreso en diciembre para su debate. Otras medidas anunciadas en el ámbito de la enseñanza como el impulso de la FP o los cambios en el acceso a la función docente de momento no se han materializado en medidas concretas.

  • Blindaje para la admisión

Habrá cambios en los criterios básicos que las autonomías deben respetar en la admisión de alumnos, los que otorgan puntos para decidir quiénes entran, y se evitarán elementos que sirvan para «seleccionar». El Botánico siempre ha criticado el modelo del PP en este sentido por contemplar la condición de antiguo alumno o si el niño había estado en determinada guardería. Estas opciones ya no podrán ser incluidas por las comunidades. Además se fijará un máximo de puntos por criterio y se reconocerá la condición de familia monoparental y de víctima del terrorismo o la violencia de género.

  • Adiós a las reválidas

Quedaron suspendidas, pero la reforma las elimina del todo. Se trata de las pruebas que debían hacer los alumnos que acabaran 6º de Primaria, 4º de la ESO y 2º de Bachillerato. En los dos últimos casos eran eliminatorias, y no aprobarlas implicaba no promocionar. La de Primaria, en cambio, sólo tenía efectos diagnósticos. Esta será sustituida por una prueba de nivel plurianual, sin efecto en la nota y para detectar puntos de mejora. El Gobierno creará más evaluaciones de este tipo: en 4º de la ESO y en 3º-4º de Primaria y 2º de la ESO. Las dos últimas serán para todos los alumnos.

  • Cambios en las materias

Es una consecuencia intrínseca a cualquier reforma educativa. No se sabe demasiado, más allá de que desaparecerá la jerarquía actual(troncales, específicas y de libre configuración) y que el menú de optativasdependerá de cada una de las comunidades autónomas.

En la ESO, la desaparición de los itinerarios (punto 5) implica nuevas variaciones, pues actualmente hay materias concretas para cada uno (por ejemplo dos tipos de Matemáticas en 3º y 4º). Es decir, hay estudiantes que actualmente cursan áreas que las generaciones sucesivas ya no tendrán.

La novedad más clara en este bloque es la nueva materia de Valores Cívicos y Éticos, que será obligatoria en uno de los cursos comprendidos entre 3º y 6º de Primaria y en otro de la ESO (2º o 3º). Actualmente existe una asignatura con el mismo perfil (Valores Cívicos), aunque la cursan aquellos alumnos que no hacen Religión, por lo que es de elección voluntaria. Queda por saber si el Ministerio de Educación mantendrá los contenidos del área o decide modificar el currículum vigente.

  • Se facilita el paso de curso

Es el apartado que más cambios reúne. En Primaria ya no se podrá repetir, por ejemplo, en 3º o 5º, pues se vuelve a la estructura de tres ciclos: 1º y 2º, 3º y 4º y 5º y 6º. Sólo se podrá hacer al final de cada uno.

El Gobierno lo justifica en que esta organización ha disparado la tasa en Primaria. En la ESO se dará más capacidad de decisión al equipo docente a la hora de decidir quién promociona y quién repite. Actualmente, por regla general, no se puede acceder al siguiente nivel con Lengua y Matemáticas suspendidas. Todo apunta a que el cambio será eliminar esta limitación que introdujo la Lomce y no estaba en la LOE, la ley previa. Eso sí, siempre dependerá de que los profesores consideren que se puede seguir adelante con garantías.

Por último, en Bachillerato se podrá superar la etapa con un suspenso de manera excepcional y siempre que los profesores coincidan en que el alumno ha adquirido los objetivos de este nivel. Implica regular algo que se hace ya de facto para no penalizar a un alumno que puede progresar pero se le atraganta una materia.

  • Un único título tras la ESO

El Gobierno considera que la organización de la ESO que implantó el PP con la Lomce sólo ha servido para diferenciar al alumnado y agrandar la brecha social, dificultando el acceso de los más vulnerables a los estudios de Bachillerato y FP Superior.

Actualmente los estudiantes en 3º de la ESO ya se encaminan hacia estudios de Bachillerato o de Formación Profesional. Exactamente tienen unos contenidos de Matemáticas distintos. Ya en 4º eligen entre dos vías: Enseñanzas académicas, cuyo título específico da acceso a los estudios de Bachillerato, y Enseñanzas aplicadas, cuyo título dirige hacia la Formación Profesional de grado medio. La diferencia no sólo está al final del curso, sino que también dan asignaturas diferentes en varios casos. Con la Lomce en la mano, un alumno con el título 'académico' no podía hacer FP, si bien la modificación parcial aprobada por el PP en 2016 para garantizarse la investidura paralizó esta diferenciación, que ahora desaparecerá del todo. La reforma elimina los itinerarios y la existencia de dos graduados de la ESO distintos. Por lo tanto, el alumno elegirá su futuro tras acabar 4º, no antes.

  • Menos peso del concierto

El cambio que implica eliminar la referencia a la demanda social en la planificación de la oferta escolar, recuperando la obligación de las administraciones de garantizar las plazas de titularidad pública necesarias, afecta especialmente a los gobierno autonómicos, pero es innegable que puede suponer consecuencias para las familias que quieren optar por este modelo, especialmente en etapas no obligatorias.

Cabe recordar que en la Comunitat la idea de demanda social ha sido uno de los argumentos judiciales que han servido para recuperar conciertos eliminados por la conselleria, especialmente de Bachillerato. Además, hasta ahora una región podía cubrir necesidades de escolarización en un municipio con plazas concertadas, por ejemplo, con una línea adicional en un centro ya implantado, unos puestos que se mantendrían siempre que alcanzaran el mínimo de alumnos exigido. Ahora la prioridad serán las plazas públicas, pues todo apunta a que se recuperará la redacción de la ley anterior (LOE) que incide en esta premisa. También habrá cambios para la educación diferenciada, que no tendrá igualdad de condiciones para acceder al sistema de conciertos al priorizarse a los centros que fomenten la coeducación.

  • Recursos para los rezagados

Son varias las medidas para el alumnado con necesidades específicas de apoyo. Desde el plan de atención individualizado para el estudiante que no tenga más opción que repetir curso, con un docente encargado de hacerle un seguimiento, hasta los Planes de Mejora para el Aprendizaje y el Rendimiento, que podrán aplicarse desde 2º de la ESO hasta 4º.

También se favorecerá el acceso al graduado escolar desde la FP Básica, siempre a juicio del equipo docente, y se propone una orientación más personalizada para el estudiante que vaya a abandonar el sistema educativo sin el graduado. El objetivo es informarle de las diferentes opciones formativas a las que puede acceder, desde títulos de cualificación profesional hasta vías de reingreso al sistema, como las pruebas libres.

  • Religión, fuera del expediente

Junto a las modificaciones relacionadas con la demanda social y los itinerarios, fue una de las primeras medidas anunciadas por la ministra Isabel Celaá ante el Congreso. Los cambios son básicamente dos. La asignatura de Religión dejará de tener una materia espejo (Valores Éticos), por lo que los alumnos que no la cursen tendrán algún tipo de atención educativa, como sucedía antes de la Lomce.

En Primaria lo habitual era tiempo para estudio y hacer deberes o actividades sin valor curricular, como puede ser trabajar la resolución de conflictos o la educación emocional. En los institutos, en muchos casos, se programaba la Religión a última hora, y los que no la elegían podían irse antes a casa. Además, ya no contará para calcular la nota media de acceso a los estudios superiores, como la universidad, ni para solicitar ayudas al estudio, como sucede ahora. En las propuestas del ministerio no aparece por ningún lado que no vaya a ser evaluable (hacer exámenes), aunque habrá que esperar a conocer la literalidad del articulado.

  • Bachiller en tres años

El Ministerio de Educación incluirá en la nueva ley la posibilidad de que, de manera puntual, se flexibilice la duración de las etapas de Bachillerato y Formación Profesional Básica, de manera que puedan completarse en tres cursos en lugar de en los dos actuales. Sobre todo se hará pensando en el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, para facilitarle la superación del nivel y la obtención del título correspondiente.

En lugar de hacerles repetir algún curso, como sucede actualmente, implicaría una organización distinta de las asignaturas o módulos a cursar, por ejemplo ampliando el tiempo lectivo dedicado a cada una o fomentando la organización de las materias por ámbitos para hacerlas más llevaderas.

Fuente: lasprovincias.es

Visitas: 111

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Profesorado de Religión para añadir comentarios!

Participar en Profesorado de Religión

pincha aquí para restablecerla

 

Normas de la Comunidad

Contacto y notificaciones

MaestroPedro creó esta 

Comunidad Virtual

Red Patrocinada por:

Tribuna Libre

 

Miembros

Siguenos también en:

Enlaces de interés

 

width=

 

Recursos para la catequesis del siglo XXI

Noticias de:

 

Contador de Visitas

contador de visitas

...En las Redes

© 2018   Creado por MaestroPedro.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio